HÍKURI: 17 AÑOS SIN INOCENCIA

Híkuri surgió en 2001 teniendo al frente de la banda a Adolfo Ortiz (bajo y voz) y Lud Ortiz (voz y guitarra) y al blues como estandarte. Híkuri tiene parte de su pasado en el rock urbano, género con el empezaron a foguearse en 1996 hasta que consolidaron sus influencias en la propuesta musical del blues. A lo largo de su historia, Híkuri ha visto pasar varios músicos que han complementado la instrumentación, actualmente en la banda está Diego Illarramendi (batería y percusiones) y Antonio Larios (armónica).

La banda tiene tres materiales discográficos de estudio: Entre el Blues y el Rock (2002), Noctámbulo (2009) y Vivir en Ámbar (2013). Actualmente preparan su cuarto disco que llevará por nombre Blues en la Lengua.

Híkuri gusta de otorgar un nombre a sus conciertos, para este aniversario decidieron llamarlo: “17 años de Blues sin Inocencia”. Esta presentación de temas en formato semiacústico se llevó a cabo en el Café Roma (Avenida Reforma 536, Centro Histórico), al cual se dieron cita amigos, familia, seguidores de la banda y uno que otro curioso que decidió quedarse a disfrutar de la música. En los festejos de su aniversario, Híkuri ha invitado a músicos a participar y compartir con ellos el escenario. En años anteriores han estado antiguos integrantes como: Esmeralda Guillén, Pancho Pata, Margarita Velázquez, entre otros. En esta ocasión decidieron invitar a músicos con los que no habían compartido escenario.

La noche inició con las canciones: “Invitación”, “Drogavisión” y “Taza de Café”. Después fue momento de presentar al primer invitado. Roberto Gutiérrez, vocalista y guitarrista de Relicario, le otorgó un rumbo psicodélico a las canciones “Negra Ciudad”, “Bluesman” y “Llegaste a mí”, las cuales se llenaron de delays que se fundían con los poderosos riff de Lud. Antes de presentar al siguiente invitado, Híkuri tocó “Paz en la habitación”, una de las canciones más reconocidas de la banda.

 

Las canciones “Morir Por Ti” y “Novia del Blues” fueron acompañadas por la voz de Angie Rocker, quien además presentó “Si desaparezco ¡Grita!”, una canción de su autoría, la cual fue complementada con los arreglos de los hermanos Ortiz. Llegó el turno de Beto Figuerolas, quien le dio un toque de trova a las canciones “Mar” y “La Despedida”, en esta último se invitó a las personas a entonar el coro.

Ahora el setlist daba un giro hacia la mezcla de blues y rock and roll con la canción “Baby Be Good”, en la cual Adolfo Zapata, padre de Adolfo y Lud e integrante de la banda poblana setentera Zapatas and Hot Rats, tocó un solo de flauta.

Al momento de anunciar a los invitados y la siguiente canción, Híkuri explicó que era un tema que casi no tocaban en los conciertos. Al escenario llegó el Trío Los Ruiz, quienes lograron una mezcla interesante entre el bolero y el blues con la canción “Hermano Ché”. Posteriormente Los Ruiz tocaron melodías que son parte de su repertorio como: “Gotas de Miel” y “Todo me gusta”, además de una versión del son cubano “Lágrimas Negras”.

Las canciones “Besos de Alcoba” y “Híkuri” fueron interpretadas por Rafael Fernández “Nahualli” quien impregnó estos temas con su característica y poderosa voz. Se hizo acompañar de una maraca y un pequeño silbato para darle un toque de folklor. La icónica canción “No estás aquí” se escuchó con la voz de Antonio Larios, cerrando así la ronda de invitados.

Para terminar la noche interpretaron dos últimos temas. El primero “Yo tengo el Blues”, en el cual se invitó a Esmeralda Guillén, quien estaba entre el público y a otros músicos asistentes como Odin Krsna, Airam y el Capitán Sparks (Calacas); la última canción fue “Epitafio”.

De esta forma Híkuri soltó sus canciones en las manos de los invitados de esa noche para que le dieran al blues un carácter y estilo distinto en cada parte del concierto.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.

FEATURE POST