LA REINVENCIÓN ES LA CREACIÓN: LA PERRA

La noche del 21 de julio prometía mucho y no me defraudó. Por un lado La Trola con sus poderosas letras y por otro La Perra con su potente sonido. Arturo Carcará (voz y guitarra), Gary Espíndola (batería), Erick Arellano (bajo) y Gustavo Espíndola (guitarra) regresaron a los escenarios para mostrar a través de sus canciones a esa generación rockera que critica a esa sociedad cruel a la que también pertenece. Algunas canciones nuevas de La Trola se hicieron escuchar ya que están preparando el camino para un nuevo material discográfico.

La Perra es un power dúo que exige mucha atención por parte del escucha para poder desmenuzar sus discursos instrumentales. Uno debe sentir la música. Elena Sánchez en el bajo otorga de fuerza, profundidad y sonoridad. Perico a cargo de la batería es una descarga de energía. Elena se muestra callada mientras Perico interviene entre canción y canción con algún comentario.  

En algún momento de la noche Perico mencionó que Puebla era un lugar significativo para ambas (porque no tiene  problema en hablar en femenino para hablar de los dos integrantes del dueto). La razón es que a finales de los noventa, el público y las bandas rockeras de esta ciudad fueron de los primeros en recibirlos de manera muy cálida, además de que French Galindo (Dueto Ohm) fue su mánager por un año más o menos. “Estuvimos en las primeras ediciones del Festival Internacional de Puebla y tocamos en diferentes foros de Cholula y la zona centro de Puebla. Y hemos tenido entrevistas en radio y televisión”.

Durante el concierto presentaron nuevas canciones, una de ellas “Andante”. Perico y Elena explican que ya está grabada una parte de las canciones, algunas son piezas más tranquilas con guitarra, escobillas y otros elementos. Lo que pasará con estas nuevas canciones es incierto, está la posibilidad de un nuevo disco o de que sólo se suban a la red como piezas sueltas. “A mi en lo particular, Perico, me gustaría hacer disco pero como en todo, en el dueto hay que decidirlo bien y pelearnos con cariño para que sea la mejor decisión. Todavía no sabemos qué va a pasar, de hecho lo están mezclando apenas”.

La Perra tocó temas de sus tres discos: La Perra, Fricción Visual y Romance con la Ira. “La canción de Joel”, “Romance con la Ira”, “Los Peces”, “Rolando con la Patineta”, “Orgasmo Exprés”, “Nublado”, fueron algunos de los temas que resonaron en el Foro Karuzo. Una sorpresa durante la noche fue la canción “Un, dos, tres sirenas” ya que la canción fue interpretada con una campana y una kalimba. El público permanecía atento y callado mientras admiraba la ejecución de la pieza.

Este power duo tiene una trayectoria de 20 años. Hace unos años Elena decidió terminar la carrera de música que había iniciado en 1985. “Esto le dio una sacudida tremenda al grupo porque Elena hizo una revisión de las piezas y del estilo de cómo tocamos y empezamos a pulir. Aparte de que la edad te da una asentada te da una forma más placentera de tocar, de gozar la música y de interpretarla. Tenemos más herramientas para trabajar, a veces hasta instrumentales y a veces en la forma de tocar, de componer y de hacer las cosas”. Ahora les pregunto ¿Una banda se sigue reinventando después de tanto tiempo? “Nunca fuimos un grupo que tirara moda, teníamos que hacer stickers y playeras porque todos las hacían, pero somos pésimos para vender. A mí también me gusta mucho la imagen de un grupo que vale por lo que hace y lo que hace es tocar, creo que Elena coincide conmigo en eso. La reinvención es la creación en sí. No vamos a salir vestidos de plateado, nunca fuimos de ese lado de la onda. Nuestra música creemos que está cambiando, probablemente sea más tranquila, probablemente…”

En opinión de Perico y Elena, la actitud de una banda es la que revela cuál es su postura respecto a ciertas problemáticas, se diga o no de manera verbal. “Un discurso así de: <<somos de tal lado>>, no, casi nunca lo hemos hecho, pero sí decimos <<no somos de tal lado>>. México es uno de los países donde el pueblo es de los menos politizados, esto empezó a cambiar desde el 85 un poco y con las crisis sociales fuertes, como Ayotzinapa y ahorita las elecciones, pero nos falta un buen. Yo creo que casi nadie lee la cuestión política a fondo. Yo no la leo y creo que Elena tampoco”.

Justo con esa idea en mente de que la actitud sobre y debajo del escenario revela muchas cosas de una banda, podemos encontrar grupos que buscan únicamente la fama, el estatus, etcétera y los grupos que van allá de toda esa parafernalia. La Perra no es una banda que reúna multitudes y que se mueva dentro de ciertos círculos. Para ellos, la honestidad en la música es una base fundamental para construir su proyecto: “cuando tienes ética se supone que eres honesto y sincero y así trabajas.Si te importa la música, creo que lo importante es la música, esa es la ética y que la hagas con la mayor honestidad y sin pretender copiar, por lo mismo tienes que tener preparación, la banda no le estudia, no le mete, y bueno, no es a fuerza, no es ley pero es muy sencillo creer que estás haciendo algo muy chido y estás descubriendo el hilo negro. Todos estamos viendo cómo podemos arañar una pared para dejar una rayita, dejar una huella, no sé si sea status. Los grupos que logran cierto público, el chiste es conservarlo y ahí se ve como lo hacen, si honestamente o no”.

Este dueto atípico aún se mueve de forma subterránea, no pertenece a agencias de booking y tiene que buscar cabida en foros y medios de comunicación alternativos. “Se supone que los medios de comunicación tendrían que estar abiertos a todo mundo y eso no es cierto. La televisión estatal y la radio universitaria si abren espacios pero hablando de la televisión comercial no hay equidad y está difícil que te saquen. En la prensa si no eres famoso, van y te cubren lo mejor que pueden pero se fusilan el boletín y ponen unas dos o tres fotos si es que hay chance y ya. Está muy comercial el mundo.

“Con los promotores no tenemos contacto, parece que los que funcionan bien nacen con el grupo al que representan y a nosotros nos tocó nacer solitos cuando no había mánagers, ni gestores. Lo que sí es que hay muchos intermediarios entre los festivales (culturales y privados) y los grupos, que arman sus sets de grupos y lo van a ofrecer, entonces eso hace un filtro más. No es que te escojan, si no que tienes que estar con alguno para que te escojan”.

“Por un lado desaparecen los foros y por otro lado se complica porque quieren grupos que jalen y si no jalas o no tienes ‘likes’ ya no te abren la puerta. También existen foros como el Karuzo (Puebla), La Kalimana (Tulancingo), La Maga (Cuernavaca) y otros espacios que están abiertos. Creo que sí hay unos espacios rockeros, pero si hablas de foros grandes o medianos tienes que tener mucho prestigio, sino a nadie le conviene, y no los odio, es una realidad, todos necesitan meter dinero a su caja para poderte pagar también”.

Además ven que las cosas se han globalizado y que el rock y la cerveza están íntimamente ligados. “Nosotros aunque toquemos en foros donde se vende alcohol pues ni modos, no podemos decir que no tomen mientras tocamos o que no tomen antes de entrar a vernos. También está padre oír a un grupo en tus cinco sentidos”.

Y por último, la cuestión del público: “Para mí y creo que Elena piensa parecido, hay dos tipos de público: al que le gustan las cosas alternativas, entiéndase bandas como La Perra, y la masa que está buscando el reventón, creemos que hay una necesidad de reventarse por reventarse. La gente no quiere pensar, literal… Así se ve o se siente” ¿Cómo tocarle el corazón a una nena que quiere ir a un bar a ligar o a ponerse hasta el tope nada más? Al público que sí nos quiere le mandamos un abrazo con todo cariño.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.

FEATURE POST